DESDE EL PICO DE TIJUCA

Queridos emprendedores y familias empresarias,

Acabo de regresar de Brasil. Aprovechando mi estancia en Rio de Janeiro mi colega y buen amigo Newton Campos, profesor de emprendedurismo en IE Business School y la Fundación Getulio Vargas, me propuso ascender al Pico de Tijuca. Esa ascensión, junto con los vídeos que se acompañan, inspiran este nuevo post.

El Pico de Tijuca, con sus 1.022 metros, es la cima de Río y ofrece unas espectaculares vistas de la ciudad. Se enclava en el Parque Nacional Floresta da Tijuca. Casi 4.000 de frondosidad que constituyen el mayor bosque urbano del mundo. Un privilegiado espacio de uso público.

Subir hasta la cima supone un esfuerzo notable que ofrece una primera analogía con las familias empresarias. Por más duro que sea el camino, por más dificultades que aparezcan, si la hoja de ruta está clara y es compartida por toda la familia se acaba llegando a la meta. Por eso es tan relevante que las familias se animen a desarrollar conversaciones estratégicas para construir un marco estratégico compartido. Alinear visión, misión, valores o ambiciones facilita la consecución de la trascendencia generacional. Todo este magnífico bosque carioca juega es clave para la vida de la ciudad. De hecho, fue el emperador de Brasil, don Pedro II, quien en 1861 ordeno la expropiación de los terrenos donde hoy se asienta el Parque Natural y encargó su completa reforestación. Proceso que, por cierto, duró 17 años y supuso la plantación de 130.000 árboles. A esta medida se deben grandes logros medioambientales: se han conservado los manantiales de agua que abastecen la ciudad, controlado la contaminación, prevenida la erosión, evitadas inundaciones, preservado decenas de especies de flora y fauna….

En definitiva, la foresta de Tijuca juega un rol esencial en el equilibrio del ecosistema de Río. Aquí surgen dos nuevas metáforas que enlazan con la realidad de las familias empresarias. Por un lado, las familias también acaban por conformar su propio ecosistema que, además, con el tiempo se va haciendo más complejo. La gobernanza de la familia empresaria debe ser necesariamente holística para preservar el equilibrio que garantiza la sostenibilidad del sistema. No es nada fácil balancear negocio y familia, diferentes generaciones de la familia, familia política, familiares con diferentes roles, directivos no familiares, socios no familiares, asesores, patrimonio, filatropía,….

Por otro lado, esos manantiales que se vislumbran en la ascensión al Pico de Tijuca, acaban por conformar riachuelos, que se convierten en afluentes de un gran río. De igual manera que las diferentes generaciones de las familias empresarias, cuando crean valor en términos de legado económico y socioemocional, acaban por conformar un gran proyecto. De ahí que siempre animo a las familias a crear condiciones para que todos agreguen al conjunto. Sumar, sumar y sumar. Ese es el nombre del juego.

Gracias Newton por este regalo y espero que también el Pico de Tijuca sea de inspiración para todos los seguidores del blog.

Hasta pronto. No dejes de esforzarte por ser muy feliz que, al final del día, es lo más importante para ti y los que te rodean

Categorías: EMPRENDEDURISMO