JACK MA Y EL COMPROMISO CON EL GOBIERNO CORPORATIVO

Queridos emprendedores y familias empresarias,

Recientemente, el fundador, presidente ejecutivo y mayor accionista de Alibaba, Jack Ma, ha hecho pública su renuncia como cabeza del gigante chino del comercio electrónico mediante una carta dirigida a todos los grupos de interés de la empresa.

Realmente dicha carta, y lo que aún es más importante, todo el proceso sucesorio en Alibaba, es una magnífica lección práctica de los beneficios que el gobierno corporativo aporta en esos momentos claves para las familias empresarias como es la transición. En definitiva, la gobernanza es una palanca clave para la sostenibilidad de las empresas. Lo que no deja de ser curioso es que esta enseñanza de buena praxis en organizaciones de sistemas capitalistas de libre mercado nos venga de un país formalmente comunista.

Un primer detalle que quiero realzar del caso en cuestión es la necesidad de abordar con sentido evolutivo estos procesos y la relevancia de marcar fechas para los hitos clave. La concreción es crítica para sustentar la sucesión. De hecho, Ma continuará como Presidente Ejecutivo en los próximos 12 meses para “garantizar una transición tranquila” antes de ceder el testigo al todavía director general Daniel Zhang. Posteriormente, Ma se ha comprometido a permanecer en el Consejo de Administración hasta 2020.

Otro asunto muy destacable de este caso es la humildad. Por muy competente, inteligente, trabajador o visionario que sea un fundador, la sucesión es imperativa si se quiere consolidar un proyecto empresarial de largo alcance. Rescato este párrafo: “Cuando se fundó Alibaba en 1999, nuestro objetivo era construir una empresa que pudiera enorgullecer a China y al mundo y una que pudiera cruzar entre tres siglos y durar 102 años.

Sin embargo, todos sabíamos que nadie podía quedarse con la compañía durante 102 años. Una Alibaba sostenible tendría que construirse sobre una gobernanza sólida, una filosofía centrada en la cultura y la coherencia en el desarrollo del talento. Ninguna empresa puede confiar únicamente en sus fundadores. Debido a los límites físicos en la capacidad y la energía de una persona, nadie puede asumir las responsabilidades del presidente y director general para siempre”. Incontestable razonamiento pero que no siempre es puesto en práctica por las generaciones fundadoras o las generaciones más seniors.

Destaco en tercer lugar la relevancia de la buena gobernanza para trabajar la construcción de una cultura y valores potentes y una orientación al desarrollo del talento interno. Como señala Ma en su misiva “durante los últimos 10 años, hemos trabajado en estos ingredientes”. Fruto de esa responsabilidad constante la compañía cuenta con buenos cuadros directivos.

Destacable el caso de Daniel Zhang, el próximo primer ejecutivo de Alibaba. “Daniel ha estado con Alibaba Group durante 11 años. Desde que asumió el cargo de director ejecutivo, ha demostrado su excelente talento, su visión para los negocios y su liderazgo decidido. Bajo su dirección, Alibaba ha visto un crecimiento constante y sostenible durante 13 trimestres consecutivos. Su mente analítica es incomparable, aprecia nuestra misión y visión, acepta la responsabilidad con pasión y tiene las agallas de innovar y probar modelos de negocios creativos. Merecidamente, los medios de noticias de negocios de China lo nombraron el CEO número 1 en 2018. Por estas razones, él y su equipo se han ganado la confianza y el apoyo de clientes, empleados y accionistas.

Comenzar el proceso de pasar la antorcha de Alibaba a Daniel y su equipo es la decisión correcta en el momento adecuado, porque sé que al trabajar con ellos estoy listo y confío plenamente en nuestra próxima generación de líderes” Un mensaje ahora para las generaciones continuadoras. Trabajo, paciencia, compromiso y consecución de resultados son fundamentales para estar en condiciones de convertirse en sucesores. No basta con llevar el apellido de la familia fundadora.

No quiero acabar sin resaltar el último párrafo de la carta de Ma. “En cuanto a mí, todavía tengo muchos sueños que perseguir. Quienes me conocen saben que no me gusta estar ocioso. Planeo continuar mi papel como socio fundador en la Alibaba Partnership y contribuir al trabajo de la alianza. También quiero volver a la educación, lo que me emociona con tanta bendición porque esto es lo que amo hacer. El mundo es grande, y todavía soy joven, así que quiero probar cosas nuevas, ¿y si se pueden realizar nuevos sueños?”. Nunca hay que dejar de tener sueños e ilusiones. Es lo propio de la gente emprendedora.

Invito a las familias a reflexionar a fondo sobre estas cuestiones. Aprendamos de los mejores.

Hasta pronto. No dejes de esforzarte por ser muy feliz que, al final del día, es lo más importante para ti y los que te rodean.

 

Categorías: ENTORNO, Gestión del talento, LIDERAZGO

Etiquetas: , ,