LA ALIANZA DEL PACÍFICO

LA ALIANZA DEL PACÍFICO

 

globalizacion empresa familia

Queridos emprendedores y familias empresarias,

Como insistimos habitualmente desde este espacio vivimos en la sociedad del cambio. El cambio es protagonista de nuestra era. Un efecto singular de este proceso es la GLOBALIZACION, favorecida por una diminución generalizada de los costes de transporte y las comunicaciones, así como la imparable penetración de internet en nuestras vidas.

La globalización es una extraordinaria oportunidad para individuos, empresas e instituciones. Claro que para ello hay que desarrollar inteligencias de mercado que permiten llegar a diagnósticos certeros y tener la altura miras paras tomar las decisiones, muchas de ellas muy audaces,  que faciliten la captura de esas oportunidades.

En este ámbito me gustaría poner hoy el foco en la Alianza del Pacífico, un bloque comercial que surgen en 2.011 tras la llamada Declaración de Lima y de la que forman parte, de norte a sur, México, Colombia, Perú y Chile. Cuatro de las economías más prósperas de la Región que suponen el 50% del comercio de Latinoamérica, casi el 40% de su PIB y un conglomerado de 200 millones de ciudadanos. Si la Alianza fuese un país estaríamos hablando de la 8ª economía del planeta, que llegaría al 3º lugar del mundo en términos del PIB para 2.018 según las previsiones del FMI. Hecho que, sin duda, contrasta con el desempeño de países gestionados al calor de las teorías chavistas como ocurre en Venezuela o Argentina.

La Alianza del Pacífico nace de la convergencia en valores y principios de sus  cuatro Gobiernos y de su propósito por favorecer la integración regional, la mejora de su competitividad, el crecimiento económico y la libre circulación de bienes, servicios y capitales. No es de extrañar que esta Alianza naciese de forma muy natural tras la firma de acuerdos bilaterales entre sus diferentes miembros.

Además de poner en valor la visión de los dirigentes de los países que conforman la Alianza del Pacífico, es muy importante que todos desde Europa donde escribo, pero también los emprendedores y las pymes familiares, observemos las consecuencias de este fenómeno.

No paro de insistir en la trascendencia de ampliar el perímetro de visión de todas las empresas hoy. Ya no competimos con quien podemos compartir polígono industrial. Ni nos podemos limitar a desarrollar negocio en cercanía. Las posibilidades hoy son infinitas, pero hay que trabajar duro y prepararse para ello.

En estos momentos, el Eje Atlántico, protagónico de la vida económica, cultural o empresarial desde el Descubrimiento, parece perder fuelle frente al Eje Pacífico. Es el efecto de la gran pujanza de la economía china (por cierto, habrá que estar muy atentos a las conversaciones USA-UE para crear una gran zona de libre cambio que revitalice las economías del Atlántico). Con esa visión de altura que pregono, para muchas empresas europeas, y especialmente españolas, el desarrollo de acuerdos con empresas de la Alianza del Pacífico puede permitir triangulaciones muy interesantes entre Europa-Latinomérica-Asia. Por eso escribo hoy de esta Alianza y por eso no paro de comentar estas ideas en cada clase o cada conferencia, a éste o al otro lado del Atlántico.

Los liderazgos del siglo XXI demandan desarrollar una fuerte visión geoestratégica para advertir todo este caudal de oportunidades que, además, mitigan los efectos de caídas de demanda en los mercados de cercanía.

No dejes por tanto de poner un ojo en esta zona de libre cambio tan pujante. Y si quieres profundizar en su conocimiento te recomiendo la lectura del especial que sobre la Alianza del Pacífico acaba de aparecer en la publicación Uno que edita d+i Llorente y Cuenca.

Hasta pronto. No dejes de esforzarte por ser muy feliz que, al final del día, es lo más importante para ti y los que te rodean

Sin comentarios

Publicar Comentaria