LA DOBLE SINGULARIDAD DE LA EMPRESA FAMILIAR LATINA

Queridos emprendedores y familias empresarias,

Regreso de pasar unos días por República Dominicana donde participé en varios eventos con familias empresarias.

Creo que en pocos sitios como en aquellas cálidas tierras caribeñas se evidencia el concepto de la doble singularidad de la empresa familiar latina. Me refiero a la personalidad propia que forjan la combinación del carácter familiar y latino. Por eso insisto en el tratamiento diferencial que merecen las familias empresarias latinas.

En el ADN de la empresa familiar latina están muy marcados los intensos lazos en las relaciones que se perpetúan en el tiempo. En síntesis: muchos actores, muy pasionales, muy influenciados también por el contexto social. Familias que suelen convivir con fuertes liderazgos de las generaciones fundadoras que se concretan en estructuras familiares y empresariales fuertemente jerarquizadas.

En cuanto al entorno empresarial pesan aún los tiempos no tan lejanos de economías cerradas, con unas intensas conexiones e interdependencias entre el sector público y privado y con estructuras de capital cerradas.

Estas circunstancias explican la dificultad para abordar procesos de institucionalización. Con estilos de hiperliderazgo y fuerte concentración del capital cuesta visualizar la necesidad de trasparencia, rendición de cuentas o desafío constructivo que aporta el buen gobierno. En general, surge una tendencia fácil a equiparar la gobernanza a exceso de burocracia y de coste

Claro que el impacto de la sociedad del cambio invade todas las geografías. El poder en las familias pasa a ser compartido tras la generación fundadora. Los integrantes de las familias desarrollan diferentes cosmovisiones. Se demanda la atracción de talento externo. Muchos modelos de negocio exigen contar con aliados estratégicos e incluso con socios no familiares. Empiezan a ser más frecuentes los casos de negocios de familias que buscan fondos para acelerar procesos de crecimiento. Incluso las salidas a bolsa forman parte del horizonte de grandes empresas familiares.

Estos escenarios demandan avances en materia de gobernanza pero siempre entendida desde el punto de vista de aportación de valor a la consecución de los objeticos de la familia empresaria. Crear espacios para construir una visión, una misión, una ambición o unos valores compartidos es fundamental para robustecer el ecosistema familia/empresa. Planificar estratégicamente es clave facilitar la sostenibilidad de los negocios pero también la cohesión familiar.

Mezclar la creatividad y espíritu netamente emprendedor del carácter latino con unas sabias dosis de buen gobierno supone una mezcla imbatible. Les animaría a que lo prueben.

Hasta pronto. No dejes de esforzarte por ser muy feliz que, al final del día, es lo más importante para ti y los que te rodean.

Categorías: Empresa Familiar, INTERNACIONAL

Etiquetas: ,