PEQUEÑOS HÉROES

PEQUEÑOS HÉROES

 

heroes emprender

Queridos emprendedores y familias empresarias,

Hace poco me llamo mi buen amigo Ney Diaz, fundador y presidente de Intras en República Dominicana, para comentarme que aun le daba vueltas a la cabeza a mi reflexión sobre los héroes que expuse en el evento, por su firma organizado,  Family Business 2013 en Santo Domingo. Me pedía que escribiese sobre ello y allá vamos.

El concepto tradicional del heroísmo tiene una fuerte componente novelesca y se ampara muchas veces en grandes gestas militares. Escribo desde Burgos este post y acude inmediatamente a mi cabeza El Cid Campeador, como arquetipo del GRAN HEROE. En la actualidad, Hollywood nos presenta en muchas de sus superproducciones a los SUPERHEROES: los Capitán América, Spiderman, Superman,…

Luego tenemos a los héroes anónimos, esa gente de actitud emprendedora ante la vida que vence dificultades, saca adelante una familia en medio de enormes dificultades y todo ello con una sonrisa en el rostro.

Bien, pero hay otros pequeños héroes que somos todos los empresarios y directivos a quienes nos ha tocado desempeñar responsabilidades importantes en el arranque del siglo XXI. Creo que estamos teniendo que hacer un ejercicio de adaptación al cambio brutal.

Para empezar hemos pasado de iniciar nuestras vidas profesionales en esquemas de economías más bien cerradas a vivir la apoteosis de la globalización. Una globalización que se desarrolla además si normas propias de una gobernanza global. Hemos tenido que asistir a la eclosión de economías como China o India, a la evolución de Latinoamérica, Oriente Medio  y los tigres asiáticos   o al despertar de Africa. Hemos tenido que vivir, protagonizar o sufrir el efecto de la globalización. La globalización oficial además se complementa con la globalización de la calle. Todos viajamos más, estamos más conectados, y queremos lo mismo en cualquier rincón del planeta. Ya no vale con hacer las cosas razonablemente bien, ahora se busca la excelencia.

Pero por si esto fuera poco la irrupción de las tecnologías de la información lo está cambiando todo. Hemos tenido que aprender a mandar sms con teléfonos Nokia. Y luego a usar las Blackberry. Y ahora los smartphones, y el WhatsApp y lo que te rondaré morena que decía el clásico.

Nos hicimos de Myspace, y luego de Facebook, y de Linkedin, y de Twitter, y del Google Glass y de  lo que vaya viniendo…. Y toda la inflación de contraseñas que esto va suponiendo.

Pero es que  además vivimos en una sociedad mucho más demandante y exigente con sus empresas. Y hoy hablamos de la V Cuenta de Resultados porque ya no es suficiente con remunerar al accionista sino que hay que buscar la rentabilidad de los stakeholders. Esto que suena a pensamiento elevado luego tiene su efecto en el día a día rabioso. Por ejemplo tus hijos que sugieren no consumir tu bebida habitual por estar inmersa en un proceso de reducción de plantilla que a ciertos segmentos de la sociedad le cuesta entender habida cuenta la magnitud de la cifra de beneficios  de dicha compañía.

Caen empresas que fueron míticas cuando empezamos nuestra carrera profesional como Arthur Andersen o Kodak. Aparecen modelos de negocio muy disrruptivos, como todo el fenómeno low cost por no hablar de las cacareadas redes sociales.

Solo por pensar en la placentera actividad del turismo. Nos hemos tenido que acostumbrar a viajar en líneas aéreas low cost, a comprar via internet,  a descubrir que en el mundo existía un lugar llamado Dubrovnik,….

Toda la actividad se desarrolla en un ambiente de clientes nada pacientes, ni siquiera en el sector médico, sino cada día más exigentres

Como las empresas cada vez se organizan mas en redes de cooperación también hemos tenido que aprender a poner en práctica el liderazgo compartido. Esto es, la gestión de personas e intereses sobre los que no tienes relación jerárquica.

Sin olvidar que nos toco aprender, y poner en acción,  la responsabilidad social corporativa, ERPs, CRMs,…   Y últimamente la diplomacia corporativa, el neuromarketing o el liderazgo positivo, etc etc etc

Sin olvidar que, gracias en los avances en tecnologías de la información y la comunicación, la disponibilidad alcanza ya las 24 horas y los 365 días al año.

En suma, vivimos en una sociedad cada día más diversa, poliédrica, compleja, llena de incertidumbres,…. Y todo esto en los apenas 14 años que llevamos de siglo XXI. Hoy, Gardel, no podría seguir entonando aquello de que  ”20 años no es nada“.

Quiero pensar que igual cuando los antropólogos estudien esta época valoren a los pequeños héroes que nos toco lidiar con tanta evolución en tan corto espacio de tiempo. Sera la pequeña recompensa por tanto esfuerzo, tanta arruga, tantas canas o tanta presbicia  comprometida en la gestión del cambio.

Ah!! No me olvido que nada de quejas, nada de “esqueimos”. Si tras esta larga crisis conservas empleo y/o empresa eres un privilegiado. Algo habrás hecho bien, amen una pizquita de buena suerte que siempre ha de estar de tu lado, Sigue así, pequeño héroe.

Hasta pronto. No dejes de esforzarte por ser muy feliz que, al final del día, es lo más importante para ti y los que te rodean.

 

Sin comentarios

Publicar Comentaria